30/03/2016

¿Estás a dieta pero te chifla la pizza?

No es un mix incompatible, todo es posible ¡te cuento cómo!

 

No te alarmes. Sé que tu corazón salta de emoción y a la vez se pregunta: ¡¿Cómo puede ser?!

Creo que en esta vida todo es posible y estoy convencida de que puedes comer tu plato favorito sin que te invada el dichoso sentimiento de culpa.

De verdad, puedes comer tranquilamente y aliviar todo el estrés post-vacacional que conlleva la vuelta a la rutina. Así que una vez en casa, ¿Notas cómo un poco de caos, otro poco de descontrol y un mucho de falta de tiempo van invadiendo tu mundo y te vienen unas ganas inmensas de volver al paraíso de las vacaciones?

Pues vamos a liberar unas cuantas presiones ¡presta atención! porque en esta vida sí se puede tener todo y no quiero menos para ti.

Como ya sabes, la dieta mediterránea es una de las más equilibradas. Pues tacháááááán: ¡Nuestras pizzas también!

Nuestros maestros pizzeros las hacen cada día frescas al momento para ti: 'Recién salidas del horno' y lo más importante: con harina de primera, levadura de cerveza natural, aceite de oliva virgen extra e ingredientes seleccionados uno a uno para que sea un plato sabroso, rico y saludable.

El secreto para que encaje con tu dieta está en elegir bien tus ingredientes al crear la pizza a tu gusto.

Según mi experiencia personal, te cuento que mi nutricionista sabía que antes de renunciar a mi pizza, yo era capaz de renunciar a mi dieta.

Yo quiero un plan de alimentación adaptado a mi ritmo de vida: Con niños, casa, perro, deporte y trabajo: ¡Un no parar! Deseo que tanto yo como mi familia comamos sano y compartamos momentos de felicidad distendidos. Y esto, por supuesto, incluye happy-pizza semanal 100% saludable. Acompañado de una alimentación variada, con mucho color, y sobre todo en movimiento.

¡Y que no me quite el sueño por las noches!

Por lo tanto, para los días en que no te da tiempo a todo y comprar-cocinar-preparar-limpiar se te hace un mundo que te cae encima como una roca: la pizza es tu salvación. Créeme, lo es y lo sé de primera mano. Date un respiro y prémiate. Tú te lo mereces.

Ten en cuenta estos 5 consejos:

  1. Escoge una ensalada de primero para todos
  2. Comparte una pizza grande (compartir es querer)o si no os ponéis de acuerdo con los ingredientes, crea tu pizza favorita tamaño pequeño.
  3. Elige ingredientes saludables como verduras, atún, salmón, maíz, espinacas o pimientos.
  4. Evita los ingredientes más grasos como ciertos embutidos/quesos/extras.
  5. Haz deporte, salta, baila o corre, libera endorfinas y mejoraras cuerpo y mente.

Así tendrás tu plato equilibrado, sano y ñam ñam sin remordimientos y sin esfuerzo. 

 

Bye bye ¡nos vemos con las manos en la masa!

P.D. Cuéntanos, cuál es tu secreto para comer bien sin remordimientos?

Comentarios